ECHA SAL A TU HERIDA.



¿Por qué el agua del mar no se echa a perder como por ejemplo el agua de una piscina sin cuidar? La respuesta es que el agua del mar se cuida a sí misma con un ingrediente que tiene a toneladas: la sal.

La sal tiene la capacidad de ser una sustancia con un gran poder antibacteriano y antiséptico. Si por ejemplo echamos la sal en una herida, esta nos va a escocer, nos va a picar y, cuando pica, es que cura.

Por eso, para la herida de la boca, ya sea una llaga o una boquera es aplicarnos la sal. Para las llagas en la boca, solo tenemos que llenar medio vaso de agua y verter dos cucharadas pequeñas de sal. Removemos bien y utilizamos la solución, la mezcla, para hacer gárgaras para que el agua salada llegue a todas las partes de la boca.

Para las boqueras  o llagas que tenemos en la comisura de los labios, podemos colocarnos un poco de sal humedecida. Seguramente te va a ser incómodo, te va a escocer, pero la recuperación será también muy rápida.  

AGUA OXIGENADA Y ZANAHORIA.

Para las boqueras, pero sobre todo para las llagas de la boca, este es un remedio que ayudará a eliminarlas de una forma rápida y fácil. Muchas veces las llagas son tan molestas y dolorosas que nos impide disfrutar de la comida, o nos molesta con el simple roce con la lengua.

Igredientes:
1 vaso con un chorro (una cucharadita) de agua oxigenada.
1 1/4 de un vaso de agua
zumo de zanahoria.

Preparación:
La preparación es simple, únicamente debemos mezclar el agua y el agua oxigenada. La zanahoria debe hacerse zumo, bien licuándola o bien comprándola ya en zumo para tomarla a parte.

Uso:
En realidad, el verdadero ingrediente para eliminar las llagas de la boca y las boqueras interiores, es el agua oxigenada. Haciendo gárgaras con el agua oxigenada ya sería suficiente. Pero al añadir zanahoria al remedio aumentamos su efectividad y su rapidez.

Nos tomamos el zumo de zanahorias por la mañana, en ayunas y debemos hacer gárgaras de agua oxigenada con agua 3 veces al día. Después de cada comida nos enjuagamos con agua y realizamos las gárgaras.

Verás que rápido desaparecen las llagas y el dolor que producen.

MIEL PARA BOQUERAS Y LLAGAS

Seguramente os habréis fijado en que la piel, y sobre todo el propóleo es un alimento que tarda muchos días (e incluso años) en echarse a perder. Esto es porque por su composición tiene un efecto antibacteriano y antiviral.

El tratamiento con miel ( o mejor propóleo) podría ser incluso mejor que los tratamientos médicos específicos para reducir y eliminar las boqueras y llagas que aparecen en la boca y labios, según un estudio realizado en Emiratos Árabes.

En este sencillo pequeño estudio contaron con 16 personas, los investigadores encontraron que la aplicación tópica (aplicada sobre la piel) de miel acortan la duración del herpes labial 35 por ciento mejor que otros medicamentos antivirales específicos recetados para tratar la infección, como la del Herpes tipo 1.

Otras investigaciones han dado resultados favorables para el tratamiento contra los virus autores de la infección. Una investigación realizada en Nueva Zelanda encontró que cuatro tipos diferentes de miel fueron capaces de matar el virus en tubos de ensayo, lo que sugiere que la miel cruda sin procesar (tiene los más altos niveles de compuestos antivirales) podría pues ayudar a tratar el herpes labial.

Por último, es bien sabido que el propóleo ayuda a combatir la infección en las mucosas producida por hongos, como la cándida albicans.

Este remedio es un buen remedio que debemos tener en cuenta ya que puede aplicarse en niños pequeños e incluso en bebés sin tener que preocuparse porque exista riesgo alguno para ellos.

* El propóleo es una sustancia que producen las abejas para evitar que la colmena se vea infectada por bacterias, hongos o virus. Vimos un remedio anteriormente: ENLACE

Las boqueras y la humedad.

Que las boqueras, esos molestos cortes, nos aparezcan en las comisuras de los labios y no en la parte central se debe a que es en las comisuras donde se queda almacenada humedad que propicia la proliferación de hongos causantes de las boqueras.




Para evitar esto, podemos seguir unos simples consejos.

1º- Evita chuparte la zona de la comisura para que esta se seque.
2º- Sécate con un pañuelo siempre que notes la zona húmeda.
3º- Utiliza cremas que no aporten agua, cremas hidratantes que aportan agua.
4º- Si quieres, puedes aplicarte una crema de gel graso o aceite 
5º- Hay cremas que tienen ingredientes fungicidas.
6 - Cuida tu alimentación. Vitaminas B, C, magnesio y hierro son indispensables.
7º- Evita el frío. El frío sobre nuestra piel tiene la capacidad vasoconstrictora, por eso se utiliza para reducir la inflamación en la parte que se aplique. Si no llega el suficiente riego sanguíneo a la zona, nuestro cuerpo no puede combatir la infección de la boca.
8º- Si las boqueras aparecen en un bebé, intenta evitar que no use chupete si se puede.

Qué significan las boqueras.

Hace tiempo leí los resultados de una investigación que se realizó sobre un hecho curioso. Una especie de pájaros, en concreto el estornino negro, desarrolla unas boqueras cuando existían faltas nutritivas, cuando estaban peor alimentados. Los pollos peor nutridos, cuando están en el nido, desarrollan boqueras alrededor de los picos. Esta característica hacía que los padres vieran mejor y por tanto empezaran a alimentar más a los pollos con carencias nutritivas que desarrollaban las boqueras. Una estrategia de supervivencia que ayudaba a alimentar a todos los pollos y por tanto que la descendencia fuera mayor y más sana.

De todo esto se deduce que las boqueras se desarrollan con escasez de salud, por problemas alimenticios, o algún tipo de debilidad física. Por ejemplo, una de las características que aparece frecuentemente en personas con anorexia o bulimia, son las boqueras y otros tipos de infecciones bucales.
En otros casos se ha comprobado que personas con deficiencias nutritivas, con problemas de absorción de nutrientes (sobre todo problemas en la absorción del hierro o vitamina B) o alérgicos a ciertos alimentos, también son más propensas a sufrir aftas y boqueras de forma continua.
Otro ejemplo más sería aquellas personas que abusan de alcohol o estupefacientes que también desarrollan boqueras frecuentes. Al igual que personas deportistas después de temporadas de duros entrenamientos.

Sintetizando los hechos podemos ver que las boqueras aparecen en momentos en que el cuerpo (por el motivo que sea)  se encuentra débil, con las defensas bajas para combatir la infección que pueda desarrollarse.

Como decía pues Hipócrates: Que el alimento sea tu medicina.

Te interesa alimentos beneficiosos y prohibidos para las boqueras: ENLACE.