Leche de magnesia.

El hidróxido de magnesio, o llamado comúnmente "Leche de magnesia", es un alcalinizante perfecto. La leche de magnesia es una suspensión líquida de hidróxido de magnesio que aparte de poder utilizarlo como antiácido, desodorante, desinfectante,  lo podemos utilizar también para los problemas de infecciones bucales, tales como llaga, aftas o boqueras.

Para utilizar este remedio casero, debes aplicar la leche de magnesia directamente sobre las aftas con un bastoncillo de algodón, tres a cuatro veces al día. Este método se recomienda después de hacer enjuagues con bicarbonato sódico ENLACE o simplemente con enjuagues colutorios. Leche de magnesia ayudará a reducir el dolor y ayudar a acelerar el proceso de curación.