Cepillo de dientes y boqueras y llagas.

Como ya vimos, las boqueras, el herpes así como llagas bucales pueden ser causadas por una infección aguda o crónica de la mucosa de las comisuras labiales, casi siempre por hongos del género «cándida albicans» pero también pueden ser producidas por algún virus o bacterias estafilococos o estreptococos.

Una vez nos hemos recuperado y volvemos a tener una boca saludable, sin llagas, ni boqueras, ni aftas o herpes, se recomienda cambiar el cepillo de dientes y deshacerse del antiguo. Y por supuesto, no utilizar otros cepillos o utensilios utilizados por otras personas.

Se sabe que los cepillos de dientes pueden ser portadores de la bacteria u hongo que nos ha causado la infección. Se ha comprobado que si no se sustituyen se dan casos de boqueras llagas recurrentes.

En algunos casos, sustituir el cepillo de dientes debe hacerse más de una vez. Y durante un tiempo se aconseja que sean más suaves para no dañar la mucosa de la boca y producir heridas.