Dieta y boqueras.

¿Somos lo que comemos? Sí.

Cada vez es más evidente que existe una relación muy importante entre lo que comemos y nuestro estado de salud. La enorme cantidad de comidas desnaturalizada, frituras, bollería, azúcares, etc. nos perjudican más que nos alimentan y, aparecen como consecuencias de esta mala alimentación, deficiencias alimenticias y desajustes que provocan boqueras o llagas en la boca.

Por ejemplo, se sabe que las boqueras y llagas de la boca aparecen por deficiencias de, entre otros nutrientes, el hierro, como vimos en el anterior entrada (enlace) y su relación con la vitamina C.

Otro elemento muy importante para evitar las boqueras y llagas en la boca, es la Vitamina B (enlace). Y para regular los niveles de Vitamina B, el ácido fólico.

En general todas las vitaminas B son indispensables para evitar la aparición de boqueras y llagas.

Resumiendo, si quieres que desaparezcan las aftas bucales y las boqueras, no pueden faltar los tres nutrientes básicos: Hierro, vitamina B y ácido fólico.

Hierro y ácido fólico.

Hay tres elementos indispensables para poder evitar la aparición de boqueras y llagas en la boca. Primeramente vimos como la falta de la vitamina B (enlace), nos hacía propensos a sufrir boqueras y otras infecciones en la boca. Pero aparte de la vitamina B, hay un par de elementos que deben ser incluídos en nuestra alimentación con el objetivo de prevenir las boqueras.

El primero de ellos es el hierro: su escasez facilitará la aparición de boqueras. En algunos casos, el problema es que el hierro no es absorbido adecuadamente. Para facilitar la asimilación del hierro se debe acudir a la vitamina C o ácido ascórbico que duplica la absorción del hierro. De hecho, para las personas que sufren anemia, se les recomienda suplementos de vitamina C para recuperar su salud. Hay etapas de la vida en que puede producirse anemia con más facilidad: embarazo, menstruación o infecciones fuertes, si eres fumador/a, etc.

Alimentos con hierro son: Almejas y mariscos, cereales integrales, vísceras como el hígado, espinacas, acelgas, legumbres, carnes rojas, aceitunas, chocolate, etc.

El otro elemento importante es el ácido fólico. Este es indispensable en la dieta. El ácido fólico reduce los niveles de homocisteina que sii aumenta la concentración (de homocisteina) puede producir una bajada de las vitaminas B.

Alimentos ricos en ácido fólico: Calabaza, espárragos, aguacate, brócoli, acelgas, tomate, col, berro, hígado o patés, melón, naranja, plátano.