Remedios para las boqueras, llagas,,,: Pasta de dientes.


Poner pasta de dientes en la zona afectada, el dolor desaparecerá cuando lo hagas unas cuantas veces y notarás una mejoría inmediatamente.
Una vez colocada la pasta hay que dejarla secar y luego quitársela con agua. Después ponte algún tipo de crema hidratante (por ejemplo crema de cacao) para evitar que se seque. Si te notas los labios con boqueras debes evitar la tentación de humedecerte los con saliva ya que esta después reseca más los labios y el problema se empeorará.

Por cierto, si te pican las heridas mientras te aplicas la pasta de dientes evita la tentación de quitártela. Como se suele decir, lo que pica cura. Así permitirás que la pasta de dientes vaya destruyendo las bacterias que se alojan en las llagas ya que tiene propiedades antimicrobianas.

Alimentos ricos en B2 para eliminar boqueras.

Como ya se ha dicho anteriormente en otros artículos, las boqueras, son causadas principalmente por la falta de la vitamina B2 o Rivoflavina, que además participa en los procesos de respiración celular, desintoxicación hepática, desarrollo del embrión y mantenimiento de la envoltura de los nervios. También ayuda al crecimiento y la reproducción, y mejora el estado de la piel, las uñas y el cabello.

Estos son algunos alimentos ricos en vitamina B2 que te ayudarán a que desaparezcan esas molestas boqueras:


Hígado

2,6

Foie-gras y patés

0,85

Quesos roquefort y cabrales

0,7

Almendras

0,67

Champiñones y setas

0,41

Sardinas

0,4

Gruyere y Emmental

0,35

Huevo de gallina

0,33

Queso de bola, Burgos, manchego

0,3

Chocolate con leche

0,28

Yogur entero

0,26

Lomo embuchado

0,25

Lentejas

0,25

Carne de vaca

0,22

Jamón serrano

0,22

Natillas y flanes

0,2

Maíz

0,2

Carne de cerdo

0,2

Salchichas

0,2

Espinacas

0,19

Leche de vaca

0,18

Jamón cocido

0,18

Chocolate

0,17

Cordero

0,16

Chuletas de vacuno

0,16

Lubina, salmón, centollo...

0,16

Pollo y gallina

0,15

Guisantes verdes

0,15

Garbanzos

0,15

El contenido se expresa en miligramos por cada 100 gr. de porción comestible del producto.

Información extraída de la web Universidad de Navarra.